dinoquen.com.ar

Noticias

Hallan nueva especie de saurópodo en Neuquén

Hallan nueva especie de saurópodo en Neuquén

Vivió hace 120 millones de años en la zona de Aguada del León. Era cuadrúpedo, herbívoro y medía unos 15 metros de largo. Fue bautizado como Comahuesaurus windhauseni. Encontraron entre 10 y 15 dinosaurios más.

Los fósiles hallados en la localidad Aguada del León, provincia de Neuquén, permitieron no solamente determinar que se trataba de una nueva especie, bautizada como Comahuesaurus windhauseni, sino también describir algunos de sus hábitos.

El investigador del CONICET y del Museo Eugidio Feruglio (MEF), José Luis Carballido, explicó a la Agencia CTyS que "esta nueva especie tenía las patas anteriores más cortas que las posteriores, al revés que los saurópodos que comían de los árboles, los cuales poseían además un cuello larguísimo, características en algún punto semejantes a las jirafas actuales".

 

Otra de las características que demuestran que se podía alimentar de helechos u otra vegetación arbustiva muy baja tiene que ver con que sus dientes anteriores eran los más prominentes. "Sus piezas dentales podían funcionar como una especie de tijera que iba paralela al ras del suelo", explicó el autor principal de este estudio.

Si bien no se encontró el cuerpo completo de este ejemplar, sino un cúmulo de huesos sueltos, se pudo realizar una descripción bastante completa. "Encontramos vértebras cervicales, vértebras de su dorso y también de su cola, que era bastante extensa, como así también partes de sus patas, por lo que pudimos alcanzar una buena idea de la anatomía general del animal y compararlo con todos los registros de saurópodos semejantes que hay en el mundo".

El paisaje era bastante distinto en la Patagonia hace 120 millones de años. El clima era mucho más húmedo y, si bien los investigadores no hallaron demasiados restos de plantas en el sitio, las mismas características físicas del Comahuesaurus windhauseni indica que allí había una vegetación de estatura media bastante tupida.

"Este saurópodo duplicaba la masa corporal de un elefante, por lo que tenía una alta demanda energética y debía pasar varias horas al día alimentándose, por lo que la vegetación debía ser abundante en la zona", agregó el paleontólogo.

Un cementerio natural de dinosaurios

Junto al Comahuesaurus, el equipo de investigadores encontró un total de entre 10 y 15 dinosaurios en la formación Lohan Cura de Aguada del León, como muestras de la alta población que habitó la Patagonia durante el Cretácico.

Los huesos se encontraron todos mezclados. "Estos animales morían y sus cadáveres se descomponían a la intemperie o eran cubiertos con sedimentos. Lo que ocurrió en este caso es que estos animales fueron pereciendo durante un largo período de años, hasta que posiblemente una fuerte lluvia arrastró y junto sus restos en una depresión", mencionó Carballido.

Viejos y nuevos saurópodos

En total, ya se han descubierto más de 100 especies de saurópodos en el mundo. El Comahuesaurus windhauseni se suma a los hallados en Argentina. Una de las formas de poder diferenciarlos consiste en observar las láminas que poseen estos dinosaurios en todas las vértebras cervicales, dorsales y caudales.

 

"Estas láminas son altamente diagnósticas, ya sea a nivel de grupo o a nivel de especie", aseguró Carballido a la Agencia CTyS. Y agregó: "En esta nueva especie notamos que tenía dos láminas accesorias en todas las vértebras dorsales, es decir, un sistema de laminación distinto a cualquier otro saurópodo descrito".

Una cuna natural de saurópodos

La Patagonia es el sitio del mundo con la mayor diversidad de rebaquisáuridos. Ese es el nombre que tiene el grupo de saurópodos al cual pertenece el Comahuesaurus windhauseni.

 

Hay una nueva rama de l paleontología que se dedica a descubrir la historia biogeográfica de los dinosaurios, para ver en dónde ese originaron y cómo fueron migrando y distribuyéndose con el paso del tiempo.

Al respecto, el doctor Carballido explicó que el ejemplar de Comahue está entre los rebaquisauridos más primitivos, los cuales se habrían originado en Sudamérica, que en ese momento era parte del supercontinente de Gondwana. Posteriormente, hace 120 millones de años, tuvieron una expansión hacia el suelo que hoy es África y también habrían realizado, al menos, dos eventos de dispersión a la Península ibérica.

Nota y fotografías de la revista Ciencia y Tecnología de la Universidad Nacional de La Matanza.

Rebaquisaurio

 

Rescatar un dinosaurio Dos semanas demandó el traslado de los restos óseos de un Rebaquisaurio hasta el Museo Olsacher de Zapala. Los arqueólogos debieron enfrentar el mal tiempo, incluso la caída de piezas en el río Neuquén. El saurópodo había sido extraído el año pasado de un afloramiento de rocas del Cretácico Superior en el centro de la provincia. Zapala > Un equipo de paleontólogos debió cargar en balsa por el río Neuquén las piezas de un Rebaquisaurio semiarticulado para sacarlo del lugar donde se encontraba. Resistieron lluvia, viento y hasta la caída del dinosaurio al lecho del río. La complicada campaña demandó además la apertura de caminos y la construcción de una balsa. El director del Museo Olsacher de Zapala, Alberto Garrido, relató el arduo trabajo durante dos semanas del que participaron también los paleontólogos Leonardo Salgado, de la Universidad de Río Negro; José Ignacio Canudo, de la Universidad de Zaragoza (España), y Leandro Martínez de la Universidad de La Plata. “Fue toda una odisea porque hubo que bajar los bochones, es decir los restos óseos protegidos con una cubierta de arpillera y yeso, a mano. Bajar cada bochón desde el cerro donde se hallaba el yacimiento nos llevaba medio día, con pasos cortos hasta llegar a la costa del río. Durante la etapa de traslado por el río hasta el campamento tuvimos el gran incidente: cargamos la balsa, quizás la sobrecargamos, estaban mal equilibrados los pesos y apenas salimos se ladeó y cayeron todos los huesos al agua”, relató Garrido. “La profundidad del río en ese lugar era de 1,60 metros aproximadamente pero el agua estaba turbia, tuvimos que bucear y trabajar arduamente. Por suerte contábamos con malacate, sogas y cadenas. Después de un par de días pudimos rescatar por completo los restos del dinosaurio del fondo del río, llevarlo a tierra firme y cargarlo nuevamente a la balsa, esta vez con menor cantidad de piezas por viaje”, describió. El saurópodo había sido extraído el año pasado de un afloramiento de rocas del Cretácico Superior. El Rebaquisaurio se encontraba dispuesto en lo que fue hace 98 millones de años un cauce fluvial. Se trata de un valioso ejemplar, herbívoro, cuadrúpedo, de tamaño mediano que podría medir entre 12 y 15 metros de longitud. Garrido se mostró muy satisfecho de haber superado los inconvenientes y trasladar al museo de Zapala parte del material. “Por ahora recuperamos de la excavación un 50 por ciento del animal", aseguró. Destacó que "lo interesante es que al estar bastante completo y articulado, sospechamos que también está el cráneo, eso no es común". Por último, señaló estar muy satisfecho por "haberlo podido rescatar del río. Nos satisface y alegra un montón. En este caso, es una pieza muy valiosa y vale la pena el esfuerzo que se está realizando. Calculamos que el año próximo se finalizará su extracción”.

Nota Proporcionada por "La Mañana de Neuquen"

 

 

 

Dinosaurios Neuquen